domingo, 23 de abril de 2017

MONASTERIO DESANTO TORIBIO DE LIEBANA



El monasterio de Santo Toribio de Liébana, ubicado en medio de un paisaje impresionante y pintoresco cerca de los Picos de Europa, ejerció una gran influencia teológica, espiritual y eclesial en la Edad Media.
Y especialmente durante la invasión musulmana, gracias a la labor de los monjes Beato y Eterio.
 El monje Beato defendió la fe católica frente a la herejía adopcionista que defendía el arzobispo de Toledo, Elipando. También escribió los célebres Comentarios al Apocalipsis que tuvieron una importancia decisiva en la cultura y en el arte, porque fueron copiados y miniados durante los siglos IX al XIII.

 Estas labores se realizaron en los más importantes escritorios de los monasterios de la época, principalmente en la zona de La Rioja y Castilla y León.

Fueron los monjes benedictinos quienes estuvieron al frente de este monasterio durante siglos hasta la desamortización de Mendizábal en el siglo XIX. Después lo atendieron sacerdotes diocesanos. Y finalmente, desde el año 1961 los padres franciscanos ejercen la custodia del mismo.

 Es propiedad del Obispado de Santander y fue declarado monumento nacional en el año 1953.

 En él se conserva, desde el siglo VIII, la famosa reliquia del Lignum Crucis. La trajo desde Jerusalén –según una venerable tradición– santo Toribio, obispo de Astorga en el siglo V, asegurando que se trataba del trozo más grande de la Cruz de Cristo.

Gracias a la presencia de esta preciada reliquia, el monasterio se ha convertido, a través de los siglos, en un importante centro espiritual de peregrinaciones y en un foco de religiosidad popular, que goza del privilegio de los años santos, cada vez que la fiesta de santo Toribio se celebra en domingo.

 Los primeros datos que tenemos de él se remontan al año 1181, según consta en el libro Cartulario de santo Toribio de Liébana. Los obispos, Juan de León, Raimundo de Palencia, Rodrigo de Oviedo y Martín de Burgos constituyeron la Cofradía de Santo Toribio, que hoy lleva el nombre de Cofradía de la Santísima Cruz y que pudiera ser la más antigua erigida en la Iglesia con este motivo.

 Leemos en el Directorio sobre la Piedad popular y la Liturgia: «Las expresiones de devoción a Cristo crucificado, numerosas y variadas, adquieren un particular relieve en las iglesias dedicadas al misterio de la Cruz o en las que se veneran reliquias, consideradas auténticas, del Lignum Crucis.

 La «invención de la Cruz», acaecida según la tradición durante la primera mitad del siglo IV, con la consiguiente difusión por todo el mundo de fragmentos de la misma, objeto de grandísima veneración, determinó un aumento notable del culto a la Cruz».

Los Papas
 Por su parte, los Papas, a lo largo de la historia, han sido muy generosos con el monasterio de Liébana y le han otorgado gracias y privilegios especiales en atención al Lignum Crucis. Julio II, el 23 de septiembre de 1512, autorizó para que se siguiera celebrando el Jubileo de Santo Toribio, que viene haciéndose «desde tiempo inmemorial».

 En el año 2012 se celebraron los 500 años de tal acontecimiento. León X, el 30 de diciembre de 1513 y el 10 de julio de 1515, ratificó el Jubileo existente en el monasterio de Santo Toribio, cuando la fiesta de este santo coincidiera en domingo y durante siete días siguientes. Además, autorizaba al prior para que nombrara a los presbíteros que creyera precisos para administrar el sacramento de la Penitencia.

Gregorio XIV, en 1591, Urbano VIII, en 1664, y Clemente X, en 1676, concedieron indulgencias plenarias o parciales a los cofrades del Lignum Crucis, en el día de ingreso en la cofradía, «a la hora de la muerte» y el 3 de mayo, día de la Invención de la Santa Cruz.

Por fin, el Papa Pío IX, en breve de 4 de septiembre de 1872, concedió a perpetuidad indulgencia plenaria, el 23 de agosto, aniversario, según tradición, de la erección de la cofradía. Hasta el presente son 74 los años santos jubilares documentados.

 Todas estas gracias y privilegios concedidos quedaron ratificados y, en cierto modo, superados por el rescripto de la Penitenciaría Apostólica, con la autorización del Papa Pablo VI, el 25 de noviembre de 1967, que concedió la indulgencia plenaria para todo el Año Jubilar Lebaniego.

 El recuerdo agradecido de un pasado glorioso no debe quedarse en entusiasmos narcisistas, sino que ha de constituir fuerza y estímulo para vivir el presente y para proyectar el futuro. Lo principal es que la Cruz nos remite al Crucificado.

Resultado de imagen de lignum crucis de liebana
 Al venerar el Lignum Crucis, reliquia del madero de la cruz, adoramos a Cristo, que murió en la cruz por nosotros. En ella consumó su sacrificio de amor. Y la Iglesia adora la Cruz cantando: O crux, ave, spes unica (Salve, oh cruz, única esperanza).

Por lo tanto a la Cruz de Cristo no solamente le veneramos como a los santos, ni tampoco le veneramos con una veneración especial como a la Virgen María, sino que le prestamos adoración por haber estado tan unida a Cristo nuestro Redentor.

 La cruz, asumida por amor, siempre culmina en la Pascua, en el triunfo.





FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA

FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDÍA     SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA

APOSTOLES DE LA DIVINA MISERICORDIA EN LA RIOJA

Tiene como fin principal hacer llegar a los corazones de cada persona el siguiente mensaje: Dios es Misericordioso y nos ama a todos.



La devoción como hoy es conocida fue esparcida por medio del diario de la monja polaca santa Faustina Kowalska, conocida como "apóstol de la Misericordia", donde narra las conversaciones místicas que tiene ella con Jesús, puestas en forma de diario a petición de su confesor, el beato Miguel Spocko, y del  mismo Jesús.

Archivo:Sanktuarium Bożego Miłosierdzia.jpg

En 1997, en peregrinación al Santuario de Jesús Misericordioso en Cracovia, ante la tumba de la Santa Faustina Kowalska, Juan Pablo II agradeció el haber podido "contribuir personalmente al cumplimiento de la voluntad de Cristo, mediante la institución de la fiesta de la Divina Misericordia", que de la Diócesis de Cracovia, donde él era Arzobispo, se difundió en tantas otras diócesis del mundo entero.


 Es difícil estimar cuántos millones de fieles, cada año, celebran en la Iglesia universal, bajo la guía de los propios Pastores, la fiesta de la Misericordia en el primer Domingo después de Pascua.
Hasta el año 2000 fue una fiesta privada y particular.



El Papa Juan Pablo II  el día que canonizó a  Sor Faustina , 30 de abril de 2000 precisamente el Domingo de la Divina Misericordia, dió una sorpresa al mundo cristiano al decir:

                          
. “En todo el mundo el Segundo Domingo de Pascua recibirá el nombre de Domingo de la Divina Misericordia. Una invitación perenne para el mundo cristiano a afrontar, con confianza en la benevolencia divina, las dificultades y las pruebas que esperan al género humano en los años venideros”.
  ¡Jesús en vos confio!

sábado, 22 de abril de 2017

AÑO JUBILAR LEBANIEGO

22 DE ABRIL DE 2017

Este domingo comienza el Año Jubilar de Santo Toribio en Liébana con la apertura de la Puerta del Perdón y la posterior Eucaristía que presidirá el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro

Resultado de imagen de año jubilar de liebana 2017
El pasado Año Santo Jubilar Lebaniego tuvo lugar en 2006


 En 2017 celebramos el número 73. Momento en que volverá a abrirse la Puerta del Perdón del cenobio.
En 2017 dicha celebración tendrá lugar el 23 de abril, en vez del 16, dado que ese día es domingo de resurrección, y cuando ésto ocurre, se traslada la apertura de la Puerta del Perdón al día 23.

Resultado de imagen de año jubilar de liebana 2017
Uno entre ocho jubileos: 
El Año Santo Lebaniego es uno de los ocho jubileos perpetuos en el mundo, junto con Jerusalén, Roma, Santiago de Compostela, Urba, Caravaca de la Cruz, Valencia y –desde octubre de este año– Ávila.
 Lignum Crucis:


 En el monasterio de Santo Toribio de Liébana se custodia la reliquia más grande de la Cruz de Cristo en el mundo. Una Cruz, en palabras del obispo Sánchez Monge, que no solo se venera como a los santos, sino que se adora.

 Los dos Toribios:
Santo Toribio de Palencia fue el fundador del primer monasterio en Liébana. Llegó hasta allí para vivir una vida de oración y silencio y luego fundó una pequeña comunidad. Por su parte, santo Toribio de Astorga, obispo, fue quien trajo a España el brazo izquierdo de la Cruz de Cristo. Al ser trasladadas las reliquias del segundo a Liébana, dio nombre al monasterio.

 Indulgencia plenaria:

Un año de estas características permite a los peregrinos alcanzar la indulgencia plenaria bajo las siguientes condiciones: rezar el padrenuestro, el credo y una oración por el Papa; confesarse y comulgar el mismo día o en una fecha próxima; y asistir a la Misa del peregrino, que tendrá lugar todos los días a las 12 horas.

 El Camino Lebaniego:
Resultado de imagen de año jubilar de liebana 2017
 Se remonta a la Edad Media. Se separa del Camino del Norte hacia Santiago a 12 kilómetros de San Vicente de la Barquera, para llegar hasta el monasterio Santo Toribio de Liébana, donde adorar a la Cruz de Cristo. Por eso, a los peregrinos que acuden a este lugar se les conoce como crucenos. Cultura:

A los eventos religiosos, centro de este año santo, hay que añadir una extensa programación cultural que pondrá a esta región de nuestro país en el punto de mira nacional e internacional. Uno de los eventos más esperados es el concierto del compositor y músico francés Jean Michel Jarre, referente en música electrónica, con un espectáculo en el entorno del monasterio el 29 de abril.

Resultado de imagen de año jubilar de liebana 2017

jueves, 20 de abril de 2017

MAÑANA DEL JUEVES SANTO EN SIRUELA

Nuestro Jesús Nazareno, para mi "El Señor de Siruela" abamdona su capilla y acompañado de muchos devvotos es trasladado a la parroquia.


























MIERCOLES SANTO


Luna de parasceve, miércoles santo al volver a casa.


martes, 18 de abril de 2017

PORTADORES DE LAS IMAGENES

DEDICADO A LOS NAZARENOS QUE LLEVAN LAS IMAGENES

GRACIAS POR VUESTRO ESFUERZO





Son los hermanos cofrades que portan, en sus hombros, las imagenes que procesionan, las llevan con mucha fe, devoción y cariño.



Pesan, claro que pesan, pero ellos no sienten el peso que llevan encima.



 Sus pies, con paso lento y acompasado, son los pies doloridos de Jesús caminando con la Cruz a cuesta, o los delicados pies de la Madre Dolorosa siguiendo a su Hijo.


La salida momento de gran emoción, mucho esfuerzo pero merece la pena, sacan a sus imagenes queridas y veneradas por las calles de su pueblo, esas calles por donde tantas veces corrieron y jugaron, sabiendo que vecinos y amigos esperan fuera.



Con que orgullo las madres miran a sus hijos cuando llevan a Jesús Nazareno, al Cristo Yacente o a La Dolorosa.

Algunas madres siguen sintiéndose orgullosas pero ya los ven desde las puertas del cielo.




Quisieran ser portadores toda la vida pero.... las fuerzas empiezan a faltar y hay que enseñar a los más jóvenes transmitiéndoles lo que ellos, durante tanto tiempo, han vivido.
Los portadores, andas vivientes, para llevar al Hijo de Dios y a su Madre.



De vuelta a la iglesia se sienten orgullosos y felices.



EXORNO FLORAL

Un elemento indispensable para un paso es el exorno floral que lleva el conjunto.

Resultado de imagen de que es un exorno floral

 El exorno floral es un elemento fundamental en cada procesión, ya que las flores forman un conjunto con otros detalles, como la orfebrería o la cera, que influyen en la imagen final de los pasos que realizan su estación de penitencia.


EXORNO FLORAL DE LA BURRITA


Exrno: Palmas verdes, flores rojas y blancas con pequeñas florescitas verde pistacho

domingo, 16 de abril de 2017

DOMINGO DE RAMOS EN SIRUELA

SIRUELA LA NUEVA JERUSALÉN

Este día celebramos la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, momento en el que todo el pueblo lo alaba como rey con cantos y palmas.

 Por esta razón llevamos nuestras palmas a la Iglesia para que las bendigan y participamos en la misa.
Los ramos se bendicen en la Capilla del Calvario y en procesión se lleva la imagen a la parroquia.



 Pero el domingo de Ramos es algo más, significa también el camino que nos lleva al encuentro de Jesús para que nos acompañe siempre y pueda instaurar su paz en el mundo.
 Si deseamos verdaderamente ir al encuentro de Jesús y avanzar con él por su camino, es preciso que nos preguntemos por qué camino quiere guiarnos y qué esperamos de él.



 Y qué espera él de nosotros. No nos quedemos en la anécdota y en una celebración tradicional sin más significado pues eso no es el domingo de Ramos.
 Debemos recuperar la mirada de aquellos acontecimientos de los discípulos de Jesús tras la Pascua, en que comprendieron lo que había sucedido realmente aquel domingo de Ramos.



Jesús entró en la ciudad santa montado en un asno prestado para la ocasión, el animal de la gente sencilla del campo. No llegó en una suntuosa carroza real, ni a caballo, tan sólo en un asno que ni siquiera era suyo.




La multitud aclama a Jesús: “Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor (Mc 11, 9; Sal 118, 25). Estas palabras forman parte del rito de la fiesta de las tiendas, durante el cual los fieles dan vueltas en torno al altar llevando en las manos ramos de palma, mirto y sauce.

 Ahora la gente grita los mismo, con palmas en las manos, delante de Jesús, en quien ve a Aquel que viene en nombre del Señor. Efectivamente, la expresión “el que viene en nombre del Señor” se había convertido desde hacía tiempo en la manera de designar al Mesías.

 En Jesús reconocen a Aquel que verdaderamente viene en nombre del Señor y les trae la presencia de Dios.
 Este grito de esperanza de Israel, esta aclamación a Jesús durante su entrada en Jerusalén, ha llegado a ser con razón en la Iglesia la aclamación a Aquel que, en la Eucaristía, viene a nuestro encuentro de un modo nuevo.

 Con el grito “Hosanna” saludamos a Aquel que, en carne y sangre, trajo la gloria de Dios a la tierra. Saludamos a Aquel que vino y, sin embargo, sigue siendo siempre Aquel que debe venir. Saludamos a Aquel que en la Eucaristía viene siempre de nuevo a nosotros en nombre del Señor, uniendo así en la paz de Dios los confines de la tierra.



Entrada en la parroquia







Procesión de la burrita

Terminada la Santa Misa, en procesión vuelve a su capilla.